Medicina Integrativa

¿Qué es la Medicina Integrativa?

Realmente, medicina sólo hay una, y lo importante es poder tener las máximas opciones para prevenir, curar o aliviar las enfermedades que afecten a cualquier ser humano, evitando en la medida de lo posible los efectos secundarios. Por ello mi interés en la medicina integrativa.

Si tomamos la definición del National Center for Complementary and Integrative Health (NCCIH), que forma parte del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos (NIH), la medicina integrativa es aquella que combina terapias médicas formales y terapias de la medicina complementaria o alternativa para las cuales existen datos científicos de alta calidad sobre su seguridad y eficacia. Me gusta enfatizar esto último, que la medicina integrativa incluye tratamientos avalados por el rigor científico en contra de lo que algunos profesionales de la medicina creen.

A la  definición del NCCIH añadiría que la medicina integrativa  tiene en cuenta a la persona en su totalidad (cuerpo, mente, espíritu y entorno), y enfatiza en la relación médico-paciente.

Como puntos fundamentales de la medicina integrativa, también llamada medicina biológica, se encuentran los siguientes:

  • Asociación entre el paciente y el médico en el proceso de curación. El paciente no es pasivo, es activo, y el médico es un guía.
  • Uso apropiado de los métodos convencionales y complementarios para facilitar la respuesta de curación natural del cuerpo.
  • Consideración de todos los factores que influyen en la salud, el bienestar y la enfermedad, teniendo en cuenta el cuerpo, la mente, el espíritu y la comunidad.
  • Una filosofía que no rechaza la medicina convencional ni acepta acríticamente las terapias alternativas.
  • El reconocimiento de que la buena medicina debe basarse en la buena ciencia, la investigación previa, y estar abierto a nuevos paradigmas.
  • El uso de medidas naturales, efectivas y menos invasivas siempre que sea posible.
  • Utilización de los conceptos más amplios de promoción de la salud, de prevención de la enfermedad, así como del tratamiento de la misma.
  • La capacitación de los profesionales para ser modelos de salud y de curación, comprometidos con el proceso de auto-exploración y auto-desarrollo.

La medicina moderna ha avanzado mucho en el tratamiento de las enfermedades agudas, traumáticas o quirúrgicas, pero a veces fracasa cuando se enfrenta a procesos crónicos. Esto ocurre principalmente debido a la naturaleza compleja y multifactorial de la mayoría de ellos, por lo que las intervenciones terapéuticas estándar, y si no tienen en cuenta aspectos personales y socioculturales, sólo serán parcialmente eficaces. Además a veces nos encontramos pacientes con importantes efectos secundarios por el exceso de fármacos que toman, y a menudo lo que se hace es prescribirles más fármacos para tratar los efectos secundarios de los primeros…

No se trata de desdeñar los avances científicos y técnicos para el mantenimiento de la salud, pero sí, sin apartarse de la medicina científica, de estudiar al paciente desde una perspectiva global, y abarcar más.

Las enfermedades crónicas complejas cada vez son más prevalentes por lo que la medicina integrativa será un componente inevitable en cualquier sistema sanitario moderno. La medicina integrativa es una medicina que hace hincapié en la prevención, y estimula los mecanismos fisiológicos de autorregulación del organismo. El abordaje integral, combinando tratamientos convencionales y complementarios potencia en gran medida los resultados.

Como he dicho al principio, medicina sólo hay una, y se define como la ciencia que estudia las enfermedades que afectan al ser humano, los modos de prevenirlas y las formas de tratamiento para curarlas. En mi práctica no he querido rechazar ninguna de las posibles herramientas, que estando avaladas por la ciencia, pueden ayudar a conseguir el alivio o curación de mis pacientes.